Promovamos el trabajo formal en Colombia

Uno de mis sarcasmos más comunes es "La próxima vez que emigre, revisaré antes la tasa de desempleo", refiriéndome a lo que me pasó con Colombia y el tema laboral. La gente de por estos lados dice con orgullo "Es que el colombiano es muy competitivo" pero ¿Cómo no? si es que no hay trabajo para tanta gente. Una amiga, en medio de una sonrisa, pero diciendo algo serio, recitó "tengo el mal del colombiano, hago las cosas para que no me echen".  

Otro amigo, un comunicador social, decía "me estoy preparando psicológicamente para recoger caca de perritos", contándome que pretendía aplicar a puestos como paseador canino. No me sorprende que profesionales estén desesperados por encontrar una fuente de ingreso sin importar que no esté relacionada a sus estudios, pues después de dos años buscando empleo, les puedo decir que a veces me siento menos talentoso que cuando llegué al país de Juan Valdez. 

Hace tiempo dejé de buscar empleo y comencé a buscar clientes, se gana poco y no hay (que yo sepa) ningún gremio o ley que proteja a los "freelance", pero como dice la canción "esto es lo que hay". En fin, la cosa está más grave de lo que pueda decir el DANE (Departamento Administrativo Nacional de Estadística) en su informe de febrero, donde el desempleo aparece en el 10%.

Todo esto me deja pensando en el Objetivo de Desarrollo Sostenible número ocho, Trabajo Decente y Crecimiento Económico, que consiste en promover un crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, un empleo pleno y productivo, y un trabajo digno para todas las personas. 

Las estadísticas podrán dar resultados favorables "La tasa de desempleo más baja en 15 años", "hemos disminuido el desempleo con respecto al año anterior" pero lo cierto es que mientras tantas personas conocidas estén viviendo esta situación en carne propia, parece mentira cualquier afirmación. Parece que Colombia está en pañales en políticas que puedan incluir a las personas en trabajos formales, además de la promoción de políticas injustas o poco efectivas como lo fue el desalojo de vendedores informales en las calles de Bogotá para finales de enero.

Sostengo firmemente la creencia que nuestros países en Latinoamérica y El Caribe necesitan invertir en tecnología e innovación, promover el emprendimiento y leyes que faciliten la creación de microempresas, ayudar a la población a educarse y enseñar en las escuelas sobre finanzas y administración básicas para así ayudar a los más necesitados a abrir su mente al mundo de los negocios. 

Me siento muy feliz solo de imaginar que Colombia se ponga las pilas y promueva de manera efectiva el emprendimiento en todo su territorio, que se apoye en Internet, que dedique recursos en educar a la población para tener un mejor país.

Mientras tanto, les comparto las metas del ODS # 8, que será posible en el país del café y el vallenato, si empresas, sociedad civil y gobierno se comprometen en hacerlo posible.
  • Mantener el crecimiento económico per capita de conformidad con las circunstancias nacionales y, en particular, un crecimiento del producto interno bruto de al menos un 7% anual en los países menos adelantados.
  • Lograr niveles más elevados de productividad económica mediante la diversificación, la modernización tecnológica y la innovación, entre otras cosas centrando la atención en sectores de mayor valor añadido y uso intensivo de mano de obra.
  • Promover políticas orientadas al desarrollo que apoyen las actividades productivas, la creación de empleo decente, el emprendimiento, la creatividad y la innovación, y alentar la oficialización y el crecimiento de las microempresas y las pequeñas y medianas empresas, entre otras cosas mediante el acceso a servicios financieros.
  • Mejorar progresivamente, para 2030, la producción y el consumo eficientes de los recursos mundiales y procurar desvincular el crecimiento económico de la degradación del medio ambiente, de conformidad con el marco decenal de programas sobre modalidades sostenibles de consumo y producción, empezando por los países desarrollados.
  • Para 2030, lograr el empleo pleno y productivo y garantizar un trabajo decente para todos los hombres y mujeres, incluidos los jóvenes y las personas con discapacidad, y la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor.
  • Para 2020, reducir sustancialmente la proporción de jóvenes que no están empleados y no cursan estudios ni reciben capacitación.
  • Adoptar medidas inmediatas y eficaces para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a las formas modernas de esclavitud y la trata de seres humanos y asegurar la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil, incluidos el reclutamiento y la utilización de niños soldados, y, a más tardar en 2025, poner fin al trabajo infantil en todas sus formas.
  • Proteger los derechos laborales y promover un entorno de trabajo seguro y protegido para todos los trabajadores, incluidos los trabajadores migrantes, en particular las mujeres migrantes y las personas con empleos precarios.
  • Para 2030, elaborar y poner en práctica políticas encaminadas a promover un turismo sostenible que cree puestos de trabajo y promueva la cultura y los productos locales.
  • Fortalecer la capacidad de las instituciones financieras nacionales para alentar y ampliar el acceso a los servicios bancarios, financieros y de seguros para todos.
  • Aumentar el apoyo a la iniciativa de ayuda para el comercio en los países en desarrollo, en particular los países menos adelantados, incluso en el contexto del Marco Integrado Mejorado de Asistencia Técnica Relacionada con el Comercio para los Países Menos Adelantados.
  • Para 2020, desarrollar y poner en marcha una estrategia mundial para el empleo de los jóvenes y aplicar el Pacto Mundial para el Empleo de la Organización Internacional del Trabajo.
Si tienes una opinión diferente o complementaria, recuerda dejar un comentario. Si crees que el artículo puede ser interesante para alguien más, compártelo. Muchas gracias por leer, comentar y/o compartir.

Ness Liendo

Soy un millennial comprometido con el Desarrollo Humano y apasionado por la comida italiana, Internet y las buenas historias. Dentro de cualquier proyecto, mi misión es proyectar las opciones / ideas / estrategias / mensajes que puedan inspirar a acciones positivas.