¿Es posible la EcoEnergía en Venezuela?

En éste encuentro con el teclado siento que pasó una eternidad desde la última vez que escribí algo... más o menos ocho días. Como comentaba en mi último post en instagram, ha sido una semana bastante movida y algo extraña, emocionalmente hablando. Reuniones programadas y reprogramadas, un concierto de música foclórica italiana, noticias de mi familia en Venezuela, temas con los pagos de un cliente y entre otras tantas cosas... Gajes del oficio de vivir, supongo.

Pero bueno, basta de mí. Hoy quiero hablarles de la meta número 7 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), energía asequible y no contaminante, que consiste en garantizar el acceso de todas las personas a fuentes de energía asequibles, confiables, sostenibles y renovables... ¡Y sí! Parece difícil pero debemos intentarlo. 

Tal vez me parece difícil porque la única fuente de energía que nuestra mente venezolana acepta es el combustible fósil... pero por favor que no se nos olvide que ya contamos con la Presa del Guri, la tercera más grande del mundo y que provee energía eléctrica del país. La pregunta es si ¿Está Venezuela preparada para la ampliación y uso de su infraestructura de energía?

Sí, lo está. A pesar que Venezuela ha contado con hábitos de consumo bastante cuestionables, siempre ha estado en la vanguardia tecnológica de la región. Estoy seguro que si las leyes, políticas, proyectos e ideas en ésta área se encaminaran a facilitar la producción y consumo sostenible, los venezolanos no tardaría mucho en sumarse a éstas iniciativas. El trabajo del Estado en éste sentido debe ser habilitar la infraestructura física para aprovechar la energía natural, la proclamación de leyes que faciliten la importación de paneles solares y otros instrumentos aprovechables por las empresas y los ciudadanos, incentivar la investigación y el desarrollo de la ciencia nacional, y la difusión de los beneficios del uso de éste tipo de tecnologías/energías para todo el país.

Ya sé lo utópico que suena cuando sabemos que el parque eólico de Paraguaná está desconectado sin motivo, que la inversión nacional se la llevó quien la trajo y le pusimos nombre de crisis, pero creéme, en cuanto el país y sus pobladores recuperen el ritmo, deberemos poner nuestros cerebros y corazones para arreglar a nuestra querida patria... ¡Y más nos vale estar preparados! 

Estoy seguro que políticas que favorezcan a la ecología, y muy especialmente, la inversión en infraestructura para hacer uso de energías no contaminantes, en ciencia, tecnología y educación nos hará ser ése paraíso terrenal que nos dijeron que éramos y aún soñamos con llegar a ser. 

Antes de decir "chao pescao" quiero copiarles aquí abajito las metas del Objetivo 7, que será posible para ése sueño llamado Venezuela, cuando nos unamos por fin y comencemos a trabajar a favor de cosas más grandes que nosotros.
  • Para 2030, garantizar el acceso universal a servicios de energía asequibles, confiables y modernos.
  • Para 2030, aumentar sustancialmente el porcentaje de la energía renovable en el conjunto de fuentes de energía.
  • Para 2030, duplicar la tasa mundial de mejora de la eficiencia energética.
  • Para 2030, aumentar la cooperación internacional a fin de facilitar el acceso a la investigación y las tecnologías energéticas no contaminantes, incluidas las fuentes de energía renovables, la eficiencia energética y las tecnologías avanzadas y menos contaminantes de combustibles fósiles, y promover la inversión en infraestructuras energéticas y tecnologías de energía no contaminante.
  • Para 2030, ampliar la infraestructura y mejorar la tecnología para prestar servicios de energía modernos y sostenibles para todos en los países en desarrollo, en particular los países menos adelantados, los pequeños Estados insulares en desarrollo y los países en desarrollo sin litoral, en consonancia con sus respectivos programas de apoyo.
Si te ha parecido interesante el artículo, te invito a compartir, comentar y opinar. Muchas gracias :)

Nestor Liendo

Soy un millennial comprometido con el Desarrollo Humano y apasionado por la comida italiana, Internet y las buenas historias. Dentro de cualquier proyecto, mi misión es proyectar las opciones / ideas / estrategias / mensajes que puedan inspirar a acciones positivas.