¡Es nuestra responsabilidad! Producción y Consumo Sostenible

Venezuela ha sido durante décadas un país consumista en todos los aspectos. Jamás, hasta la aparición de las diferentes crisis que hoy tenemos, habíamos sido conscientes del real significado de la palabra "ahorro". Sabíamos muy bien de la importancia del agua, del ahorro de energía eléctrica, de los beneficios del reciclaje, de la importancia de no contaminar, pero pocos éramos quiénes prestábamos atención a todas estas recomendaciones.

Nuestra cultura despreocupada, las deficiencias en nuestra educación y la falta de contenidos educativos en los programas de radio y televisión contribuyeron a generar en el venezolano común un patrón de creencias irresponsables que descuidan el cuidado y conservación de los recursos naturales y promueven hábitos de consumo sin medida. 

La facilidad de ser selectivos con la información que consumimos, con las instrucciones que leemos, con las reglas que decidimos seguir nos llevó a ser un país irresponsable, que gozaba de sus "riquezas" naturales sin pensar siquiera que alguna vez pudiesen acabarse. Hoy, poblados enteros se enfrentan a cortes no programados de agua y electricidad, escasos alimentos y medicinas, un alto costo de la vida, y entre otros graves problemas que nos obligan a ahorrar y ser responsables al usar cada servicio o producto.

Pienso que, si algo bueno pudiéramos sacar de la precaria situación actual, ojalá sea entonces el consumo responsable y que con el paso del tiempo, podamos sumarlo a iniciativas de responsabilidad social corporativa para asegurar también una producción amigable con el ambiente por parte de nuestras empresas.

Producción y Consumo ResponsableEl doceavo Objetivo de Desarrollo Sostenible es Producción y Consumo Responsable. Confieso que en un primer momento pensé que de todos los problemas que el país atraviesa, las relacionadas al tópico de Producción y Consumo Responsable tenderían a verse minimizadas. Sin embargo, en medio de lecturas y análisis, he descubierto lo importante es que fomentar soluciones en ésta área, ayudará al futuro de Venezuela, estableciendo estrategias y metas a largo plazo. 

Las metas del Objetivo 12, en las que podemos alinear parte de nuestras metas y estrategias nacionales, son:
  • Aplicar el Marco Decenal de Programas sobre Modalidades de Consumo y Producción Sostenibles, con la participación de todos los países y bajo el liderazgo de los países desarrollados, teniendo en cuenta el grado de desarrollo y las capacidades de los países en desarrollo.
  • Para 2030, lograr la gestión sostenible y el uso eficiente de los recursos naturales.
  • Para 2030, reducir a la mitad el desperdicio mundial de alimentos per capita en la venta al por menor y a nivel de los consumidores y reducir las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y distribución, incluidas las pérdidas posteriores a las cosechas.
  • Para 2020, lograr la gestión ecológicamente racional de los productos químicos y de todos los desechos a lo largo de su ciclo de vida, de conformidad con los marcos internacionales convenidos, y reducir de manera significativa su liberación a la atmósfera, el agua y el suelo a fin de reducir al mínimo sus efectos adversos en la salud humana y el medio ambiente.
  • Para 2030, disminuir de manera sustancial la generación de desechos mediante políticas de prevención, reducción, reciclaje y reutilización.
  • Alentar a las empresas, en especial las grandes empresas y las empresas transnacionales, a que adopten prácticas sostenibles e incorporen información sobre la sostenibilidad en su ciclo de presentación de informes.
  • Promover prácticas de contratación pública que sean sostenibles, de conformidad con las políticas y prioridades nacionales.
  • Para 2030, velar por que las personas de todo el mundo tengan información y conocimientos pertinentes para el desarrollo sostenible y los estilos de vida en armonía con la naturaleza.
  • Apoyar a los países en desarrollo en el fortalecimiento de su capacidad científica y tecnológica a fin de avanzar hacia modalidades de consumo y producción más sostenibles.
  • Elaborar y aplicar instrumentos que permitan seguir de cerca los efectos en el desarrollo sostenible con miras a lograr un turismo sostenible que cree puestos de trabajo y promueva la cultura y los productos locales.
  • Racionalizar los subsidios ineficientes a los combustibles fósiles que alientan el consumo antieconómico mediante la eliminación de las distorsiones del mercado, de acuerdo con las circunstancias nacionales, incluso mediante la reestructuración de los sistemas tributarios y la eliminación gradual de los subsidios perjudiciales, cuando existan, para que se ponga de manifiesto su impacto ambiental, teniendo plenamente en cuenta las necesidades y condiciones particulares de los países en desarrollo y reduciendo al mínimo los posibles efectos adversos en su desarrollo, de manera que se proteja a los pobres y las comunidades afectadas.
Es nuestra responsabilidad como ciudadanos hacer nuestra parte como productores y consumidores responsables, donde tomemos en cuenta la preservación del ambiente. Por ello, quiero compartirles ésta interesante Guía de las Personas Perezosas para Salvar al Mundo, con varias recomendaciones que todos podemos seguir con un bajo nivel de esfuerzo y aún así contribuir.

Ness Liendo

Soy un millennial comprometido con el Desarrollo Humano y apasionado por la comida italiana, Internet y las buenas historias. Dentro de cualquier proyecto, mi misión es proyectar las opciones / ideas / estrategias / mensajes que puedan inspirar a acciones positivas.