Una baja calificación para Colombia ¿Qué hacer para remediarlo?

Hace casi dos años vine a Colombia para trabajar en un proyecto de alfabetización para adultos mayores que se llevaba a través de la plataforma de AIESEC. El tercer día del proyecto, al ver que éramos más voluntarios que alumnos, un grupo de nosotros fuimos a la calle a "reclutar" interesados en nuestra ayuda. 

Tal vez quieras leer "Enseñando Aprenderás"
Le preguntábamos a la gente si conocía a alguien (un tío, un abuelo, un vecino) que quisiera aprender a leer en nuestras clases en el comedor comunitario. La respuesta de la gente fue más positiva de lo que esperábamos. "Si no tuviera que trabajar, yo iría" dijo la señora que vendía jugos de naranja en una esquina y lo mismo repitió la costurera. De veras, no esperaba que fuese tan fácil encontrar a personas que no supieran leer y escribir.

Según Jaime Leal, rector de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (UNAD), en Colombia existían para el año 2013, 2.7 millones de Colombianos analfabetas [Leer Más].
Sin embargo, el analfabetismo no es el único problema de Colombia en cuanto a la educación. Hace pocos días, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) publicó un informe donde Colombia resultó entre los países con más estudiantes con bajo rendimiento escolar. Los estudiantes colombianos tienen competencias de 51% en lectura, en ciencia, el 56% y en matemáticas, el 73,8%, cifras que dejan mucho espacio para pensar sobre la calidad educativa del mencionado país.

Otro reto importante será disminuir las cifras de 300.000 niños y adolescentes que abandonan las escuelas anualmente [Leer más sobre esto] y los niños que en edad escolar no están inscritos en ningún programa educativo. 

Tal parece que, para poder lograr el cuatro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, Educación de Calidad, tendremos que comprometernos todos a hacer de la educación una prioridad nacional, donde se incremente la calidad de la misma. Se debe diseñar entonces un plan educativo para la nación donde se integre a la familia, las empresas, las universidades y el gobierno para lograr un progreso significativo para el país en los próximos quince años. 

Para avanzar como pueblo se requiere un compromiso de todos los sectores, comprendiendo las necesidades humanas y profesionales del país, que persigan disminuir las cifras de pobreza y desempleo de las cuáles hoy es víctima. Ahora es el momento de invertir en ciencia y tecnología, de formar líderes y emprendedores, de fomentar la investigación y el desarrollo... de entender que no es el café lo más representativo que puede tener la nación sino el cerebro de su gente.  

Mi invitación de ésta oportunidad es abierta a todos los ciudadanos a tomar cartas en el asunto, a no dejar a la educación únicamente en las manos de los gobiernos, sino a hacernos co-responsables del futuro de la nación, para revertir todo lo que se puede predecir hoy con su fotografía actual. Pactemos  entonces para brindarle un camino posible y certero, lleno de avances educativos que abran paso a la ciencia y la tecnología hecha en casa y produzca beneficios clave en todos los sectores productivos. 

Ness Liendo

Soy un millennial comprometido con el Desarrollo Humano y apasionado por la comida italiana, Internet y las buenas historias. Dentro de cualquier proyecto, mi misión es proyectar las opciones / ideas / estrategias / mensajes que puedan inspirar a acciones positivas.