La mujer venezolana frente a la igualdad de género


Afortunadamente, en Venezuela son innumerables los casos de éxito de nuestras mujeres. Rectoras de la universidad, empresarias, figuras públicas, periodistas, científicas y políticas, todas ellas respetadas por sus méritos. ¿O es que alguien tiene más bolas en el país que María Corina Machado? Mujer que ha participado activamente en los movimientos políticos de la historia contemporánea del país. No dejemos de notar que las aulas de clases en bachillerato y la universidad están llenas de féminas ¡Y eso es una gran noticia!

Felicitémonos entonces porque las venezolanas no sólo son Record Guinness en belleza, sino también porque gozan de muchas otras cualidades como emprendedoras, valientes, estudiadas, trabajadoras  e independientes. 

No obstante, seguimos enfrentándonos a la cultura, la religión, las ideologías y una moral doble que no ayudan mucho a la igualdad... Porque en mi país, las mujeres son machistas. No son todas aquellas que dicen "Deja los platos ahí, los lavamos las mujeres" pero creéme que tampoco son pocas. Son las madres las que defienden a los yernos en los casos judiciales de violencia en el hogar y son las vecinas las que condenan con un largo dedo índice cuando Sandra, Camila o Esther tienen una vida sexual sin tantos tapujos. Aún hoy los héroes son aquellos que tienen tres mujeres a la vez, faltando al compromiso del matrimonio, y a pesar de la existencia de la Ley Orgánica Sobre El Derecho de las Mujeres a Una Vida Libre de Violencia, muchas se quedan calladas cuando el marido les pega. 

Y ¿Por qué existen leyes para proteger (o garantizar) los derechos de las mujeres? Porque aunque nos cueste trabajo creer, todavía en el siglo XXI siguen existiendo casos de violencia y discriminación por ser el "sexo débil". Y ojo, que catalogar a las mujeres de débiles por su género, ya podría verse con cuidado. 

Todo esto nos deja pensando que sí, tenemos la plataforma para la igualdad de género, pero nuestra cultura o patrón de creencias boicotea la posibilidad de seguir avanzando en éste ámbito. La responsabilidad de esto ya recae en la familia, que debe encargarse de formar hombres y mujeres que se respeten a sí mismos y entre ellos, que puedan compartir valores morales hacia el compromiso mutuo y compartir la igualdad de derechos y deberes. 

Fuera de esto, reestablecer y reestructurar el sistema de justicia para que las personas se sientan seguras realizando las denuncias pertinentes y se condene cualquier práctica nociva como violaciones, maltrato, trata de blancas, prostitución infantil, acoso, acoso laboral o discriminación.

A propósito de esto, quiero hacer un recordatorio de lo que trata la quinta meta de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, Igualdad de Género, para que además de tenerlas presentes, podamos ser promotores de las mismas en cada rincón de Latinoamérica y El Caribe.
  • Poner fin a todas las formas de discriminación contra todas las mujeres y las niñas en todo el mundo.
  • Eliminar todas las formas de violencia contra todas las mujeres y las niñas en los ámbitos público y privado, incluidas la trata y la explotación sexual y otros tipos de explotación.
  • Eliminar todas las prácticas nocivas, como el matrimonio infantil, precoz y forzado y la mutilación genital femenina.
  • Reconocer y valorar los cuidados no remunerados y el trabajo doméstico no remunerado mediante la prestación de servicios públicos, la provisión de infraestructuras y la formulación de políticas de protección social, así como mediante la promoción de la responsabilidad compartida en el hogar y la familia, según proceda en cada país.
  • Velar por la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo a todos los niveles de la adopción de decisiones en la vida política, económica y pública.
  • Garantizar el acceso universal a la salud sexual y reproductiva y los derechos reproductivos, de conformidad con el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, la Plataforma de Acción de Beijing y los documentos finales de sus conferencias de examen.
  • Emprender reformas que otorguen a las mujeres el derecho a los recursos económicos en condiciones de igualdad , así como el acceso a la propiedad y al control de las tierras y otros bienes, los servicios financieros, la herencia y los recursos naturales, de conformidad con las leyes nacionales.
  • Mejorar el uso de la tecnología instrumental, en particular la tecnología de la información y las comunicaciones, para promover el empoderamiento de la mujer.
  • Aprobar y fortalecer políticas acertadas y leyes aplicables para promover la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas a todos los niveles.
Si te ha gusta el artículo, compartes o discrepas con la opinión aquí mostrada, por favor, deja un comentario en el espacio señalado para ello o en mis redes sociales. Estoy atento a responder.

Ness Liendo

Soy un millennial comprometido con el Desarrollo Humano y apasionado por la comida italiana, Internet y las buenas historias. Dentro de cualquier proyecto, mi misión es proyectar las opciones / ideas / estrategias / mensajes que puedan inspirar a acciones positivas.