Inyectemos soluciones a la crisis de salud en Venezuela

Imagen de Derechos.org.ve

En Venezuela se ha hecho común que artistas e influencers en las redes sociales coloquen en sus timelines como apoyo o favor para los familiares, anuncios solicitando por medicinas porque, en ése país del norte del Sudamérica, están escasas y cuando se consiguen pocas veces se pueden pagar. Los que estamos en el extranjero, podemos ver con frustración no poder ayudar de lleno ante la recién declarada "Crisis Humanitaria de Salud". Muchos, en cada visita que hacen, se ofrecen para llevar remedios en sus maletas para familiares, amigos, conocidos y desconocidos. 

En éste artículo de El Confidencial, describen la situación sin dejar de lado ningún detalle, tomando como ejemplo a Felipe y a otros venezolanos anónimos, cuyos casos se repiten por miles, así como comparten casos interesantes como @SeBuscaSeDona@DonaMed_Ve donde los ciudadanos pueden solicitar ayuda o colaborar con donaciones. 

Según Freddy Ceballos, presidente de la Federación Farmacéutica de Venezuela (Fefarven), la escasez de medicamentos alcanza el 80%, una espantosa cifra que sólo es superada por la afirmaciones del diputado Carlos Valero, cuando traduce que de cada diez medicamentos sólo se pueden conseguir dos.

Esta estadística, sin embargo, no revela la cantidad de personas que han contraído SIDA o el número de muertes neonatal, ni la cantidad de enfermos con zika, dengue, paludismo, hepatitis y tantas otras que están presentes en una nación sin acceso a su propio diagnóstico. 

Para colmo de males, ni en una búsqueda rápida en Google, ni en una exhaustiva, pude encontrar contenido reciente sobre cómo salir de éste atolladero. Mi mente me dice que, tal vez, la solución está en reformas económicas que permitan el acceso a dólares para todas las empresas, especialmente las farmacéuticas y así incrementar la oferta de medicinas; el mejoramiento de los hospitales y sus dotaciones, que hoy en día se encuentran trabajando sólo con uñas y dientes; y revisar el funcionamiento de los programas sociales que han estado fallando desde hace años.

La salud no es un juego, es de esa clase de urgencias que no podemos tardar en atender, por lo que el gobierno y los ciudadanos de cualquier país debe prestarle especial atención y hacer la gestión necesaria para remediar cualquier falla y prever pérdidas humanas. Todo esto, teniendo presente al tercer Objetivo de Desarrollo Sostenible, Salud y Bienestar, que consiste en Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades, y sus targets u objetivos específicos son:
  • Para 2030, reducir la tasa mundial de mortalidad materna a menos de 70 por cada 100.000 nacidos vivos.
  • Para 2030, poner fin a las muertes evitables de recién nacidos y de niños menores de 5 años, logrando que todos los países intenten reducir la mortalidad neonatal al menos hasta 12 por cada 1.000 nacidos vivos, y la mortalidad de niños menores de 5 años al menos hasta 25 por cada 1.000 nacidos vivos.
  • Para 2030, poner fin a las epidemias del SIDA, la tuberculosis, la malaria y las enfermedades tropicales desatendidas y combatir la hepatitis, las enfermedades transmitidas por el agua y otras enfermedades transmisibles.
  • Para 2030, reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles mediante la prevención y el tratamiento y promover la salud mental y el bienestar.
  • Fortalecer la prevención y el tratamiento del abuso de sustancias adictivas, incluido el uso indebido de estupefacientes y el consumo nocivo de alcohol.
  • Para 2020, reducir a la mitad el número de muertes y lesiones causadas por accidentes de tráfico en el mundo.
  • Para 2030, garantizar el acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva, incluidos los de planificación de la familia, información y educación, y la integración de la salud reproductiva en las estrategias y los programas nacionales.
  • Lograr la cobertura sanitaria universal, en particular la protección contra los riesgos financieros, el acceso a servicios de salud esenciales de calidad y el acceso a medicamentos y vacunas seguros, eficaces, asequibles y de calidad para todos.
  • Para 2030, reducir sustancialmente el número de muertes y enfermedades producidas por productos químicos peligrosos y la contaminación del aire, el agua y el suelo.
  • Fortalecer la aplicación del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco en todos los países, según proceda.
  • Apoyar las actividades de investigación y desarrollo de vacunas y medicamentos para las enfermedades transmisibles y no transmisibles que afectan primordialmente a los países en desarrollo y facilitar el acceso a medicamentos y vacunas esenciales asequibles de conformidad con la Declaración de Doha relativa al Acuerdo sobre los ADPIC y la Salud Pública, en la que se afirma el derecho de los países en desarrollo a utilizar al máximo las disposiciones del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio en lo relativo a la flexibilidad para proteger la salud pública y, en particular, proporcionar acceso a los medicamentos para todos.
  • Aumentar sustancialmente la financiación de la salud y la contratación, el desarrollo, la capacitación y la retención del personal sanitario en los países en desarrollo, especialmente en los países menos adelantados y los pequeños Estados insulares en desarrollo.
  • Reforzar la capacidad de todos los países, en particular los países en desarrollo, en materia de alerta temprana, reducción de riesgos y gestión de los riesgos para la salud nacional y mundial.
Ciertamente, nos queda muchísimo trabajo por hacer en Venezuela, en Sudamérica y en el mundo, pero cuanto antes comencemos, podremos estar más rápidamente en contacto con los logros que nos estamos planteando para los próximos quince años. Puedes encontrar aquí más información del programa de voluntariado de las Naciones Unidas o te puedes sumar a cualquier iniciativa u organización que persiga un trabajo a favor del cumplimiento de cualquiera de los 17 objetivos.

Mi invitación de ésta oportunidad es a buscar soluciones en conjunto e inyectarlas donde podamos generar oportunidades de mejora en nuestra comunidad, ciudad o país, para que poco a poco logremos revertir los números negativos y veamos un 2030 lleno de metas alcanzadas, tal y como las Naciones Unidas se han propuesto el año pasado. 

Ness Liendo

Soy un millennial comprometido con el Desarrollo Humano y apasionado por la comida italiana, Internet y las buenas historias. Dentro de cualquier proyecto, mi misión es proyectar las opciones / ideas / estrategias / mensajes que puedan inspirar a acciones positivas.