¡Cuidado con el liderazgo! Una palabra que se usa a la ligera



Hace algún tiempo que no escribo con la palabra liderazgo en mente, la única excepción que hice luego del penoso fallecimiento de Mandela, fue un post publicado el blog de Miguel Agüero. Pero hace poco tuve de nuevo la inquietud de compartir una idea sobre ésta especial cualidad del que todo el mundo parece hablar muy a la ligera.

En ésta oportunidad quiero comentar que me ha llamado poderosamente la atención la facilidad con la que los encargados de recursos humanos colocan en los anuncios de los principales sites de búsqueda de empleo el liderazgo como un requisito o característica deseable... Me pregunto qué querrán decir con esto, pues a simple vista parece una mala interpretación o generalización del concepto. 



La más breve definición para liderazgo que encontré fue la "capacidad de influir en otros", lo cual nos hace suponer que toda persona podría tener dicha capacidad, aunque ciertamente, unos en mayor medida que otros. Si lo que las empresas requieren entonces es un líder, deberíamos entonces enseñarles que existen distintos tipos de líderes, y esto tampoco se especifica en el anuncio ¿Será que están generalizando?

Ésta sincera preocupación tiene años conmigo, pues como una persona con ideas propias y un comportamiento un tanto particular, puedo quedar fuera fácilmente de cada estereotipo o generalización preconcebida sobre cualquier asunto, no obstante, puedo liderar grupos sin ser precisamente el alma de la fiesta o una persona extrovertida. Pero cuando he llegado a cualquier entrevista de trabajo me he podido quedar asombrado con lo cerrados que pueden ser con los perfiles como el mío: introvertido, observador, detesto las conversaciones superficiales... hasta que estoy comprometido y decido participar por el bien de los objetivos y el sano funcionamiento de los procesos.

Pero así como conmigo, deben estar teniendo una confusión con muchas otros con personalidad introvertida pero perfectamente capaces de liderar procesos y personas pero como el paradigma está puesto para beneficiar a quiénes mueven las manos y hablan sin parar, los que se hacen amigos de todo el mundo (pero que seguramente no pueden recordar sus nombres) y es donde necesito ponerme de pie y dar un regaño completo a todas las personas que teniendo una rol tan humano como es la selección de personal, lo hagan basado en una generalización.

En mi experiencia con selección de personal, aprendí una cosa importante: No hay manera de predecir los resultados, de saber con 100% de certeza si un perfil será el adecuado para desempeñar un rol determinado  o no. Muchas veces, por muy objetivos que queramos ser, elegimos basados en la intuición y la empatía que sentimos hacia la otra persona... y no digo que esté mal porque hasta nuestras decisiones más lógicas están basadas en una emoción. 

PERO lo correcto es aprender a apostar por todo tipo de líderes, todo tipo de personas y dejar los prejuicios bien guardados antes de salir a la calle. Para ser justos, los introvertidos tenemos mucho que aportar a las organizaciones. 



Por otro lado, colocar en un anuncio la palabra "liderazgo" esperando reclutar a una persona sumisa y capaz de seguir órdenes al pie de la letra es una contradicción. El liderazgo dentro de una organización, en medio de un sistema de personas, es una tarea ardua y que se está tomando como si fuera un rasgo de la personalidad y no una habilidad profesional de peso. 

Así que si eres seleccionador o trabajas en el departamento de recursos humanos, mi invitación es a utilizar la palabra liderazgo con más respeto, con más cautela, de manera apropiada y  tener la mente abierta a las personas que, al ser diferentes, podemos aportarle a la empresa frescura, estructura o un estilo diferente de liderazgo.

Ya sabes que si tienes algo que agregar u opinar, te leo a través de los comentarios que me puedas dejar en las redes sociales del blog ¡Gracias por leer!

Ness.



Ness Liendo

Soy un millennial comprometido con el Desarrollo Humano y apasionado por la comida italiana, Internet y las buenas historias. Dentro de cualquier proyecto, mi misión es proyectar las opciones / ideas / estrategias / mensajes que puedan inspirar a acciones positivas.