Carta de comienzo de año




Bogotá, 31 de diciembre de 2015

Estimado 2016:

A pocas horas de tu llegada oficial al Huso Horario donde me encuentro, quiero adelantarme y brindarte una sincera y cálida bienvenida para confirmar así mi disposición a dar lo mejor de mi mismo en estos 366 días. Eres bisiesto y eso es como ser zurdo, tenemos un agregado especial y nos entenderemos muy bien el uno al otro.

Desde el primer día te voy a consentir con más estudio, con mi búsqueda constante de oportunidades y crecimiento, y sé que cuando terminemos nuestra historia juntos, me habrás regalado todo tu presente, lleno de sonrisas e instantes para atesorar. Voy a tomar cada día como la oportunidad de regalarnos experiencias de aprendizaje que perduren y nos volveremos unos rebeldes por la paz interior.

Me dejaré llevar entre tus meses para parir nuevas versiones de mi mismo que me acerquen a una transformación positiva que involucre una expansión en cada área de mi vida ¡Vaya, ya quiero que comiences! ¡Nos divertiremos tanto! porque como dice Juanes, la vida es un ratico y tenemos que aprovechar cada pequeño instante.

Apostaré ésta vez y no pediré nada material para mi vida durante éste año, sino más bien que pueda brillar y así iluminar la vida de otras personas. Quiero estar en aquellos espacios y lugares, en esas zonas geográficas donde pueda hacer aportes y volver a ser un muchacho de 20 años, lleno de sueños y proyectos, pero con las vivencias acumuladas que tengo a ésta edad, con la determinación, la voluntad y la experiencia que me permite ser más inteligente y diligente.

Mi querido año de crecimiento profesional, espiritual y personal ¡Gracias por llegar! Aunque no he estado atendiendo a tus postales en mi correo electrónico y redes sociales, por estar ocupado cerrando ciclos y aprendizajes con tu hermano mayor 2015, ya siento tu energía y buena vibra. La que me impregna de esperanza y me regala sonrisas con sueños nuevos.

He tenido días difíciles, con depresión y desespero pero hace poco sentí los aires de cambio, sé que lo mejor está por llegar y seguramente todo esto tiene algo que ver contigo, con el inicio que representas y ésta nueva madurez emocional que he adquirido al cambiar mis pensamientos. Sé que ya lo dije, pero tengo que repetirlo: Gracias, gracias por adelantado.

Feliz año 2016 para ti también. 

Ness.


Ness Liendo

Soy un millennial comprometido con el Desarrollo Humano y apasionado por la comida italiana, Internet y las buenas historias. Dentro de cualquier proyecto, mi misión es proyectar las opciones / ideas / estrategias / mensajes que puedan inspirar a acciones positivas.