Adquiere un ejemplar de El Principito y deléitate con ésta bella historia



Recuerdo que en segundo grado tenía un libro que tenía fragmentos de varios libros infantiles, recuerdo haberle sonreído a "Platero y Yo", haber cantado "Mambrú Se Fue A La Guerra" y muy especialmente tener un conflicto personal con un título: "El zorro y El Principito", desconozco la razón pero no me gustaba el dibujo que representaba una colina redondeada y sobre ella a un niño rubio y un zorrito de color rojizo. Y luego de meses leyendo aquel libro, tuve mi primer contacto con lo que años más tarde sería mi libro favorito. 

A los catorce años tomé el libro decidido a leerlo, la dedicatoria me hizo un guiño y pude sentir un profundo respeto y cariño por el pequeño Leon Werth. En las primeras páginas, comencé a encontrar palabras que sonaban tal y como mis pensamientos "las personas mayores nunca son capaces de entender las cosas por sí mismas y es muy aburrido para los niños tener que darles explicaciones una y otra vez".

Quedé envuelto dentro de la conversación y comprendí a la perfección el amor por una rosa y así desee que cada "niño" en el universo encontrara la suya, una flor única a la cuál amar. El sentido especial que un zorro le puede dar a la amistad me hizo querer aún más a mis amigos y por si fuera poco, aún lloro cuando en el momento correcto alguien recita "Lo esencial es invisible a los ojos".

Todo el mundo sabe que es mi historia favorita, por lo que en días extraordinarios, recibo de muchas personas, frases de regalo en tarjetas, en el muro de Facebook y muchas otras cosas alusivas al pequeño rubio que tanto estimo. Me hace feliz saber que es parte de mi y que se note. 

Además, el Pequeño Príncipe me ha acompañado en otros idiomas, con otras nacionalidades y haciéndose parte de momentos muy especiales, como ésta canción:


Un otro regalo para mis amigos en Venezuela.
que todos encuentren su amor real...
Posted by Kuankuan Cheng on Domingo, 14 de marzo de 2010


Ya sé que ahora soy adulto pero recuerda, por favor que "Todos los adultos alguna vez fueron niños"...  Además, me encanta ser un niño, con esa misma percepción que tiene mi amigo del B612, convencido que se puede soñar y alcanzar cada sueño, capaz de encontrar ésa estrella que está allí, titilante para que pueda verla.

Si aún no lo has leído o quisieras tener un ejemplar de mi libro favorito, lo puedes adquirir aquí, ya sabes que lo recomiendo con todo el corazón.

¡Abrazos!

Ness Liendo

Soy un millennial comprometido con el Desarrollo Humano y apasionado por la comida italiana, Internet y las buenas historias. Dentro de cualquier proyecto, mi misión es proyectar las opciones / ideas / estrategias / mensajes que puedan inspirar a acciones positivas.