Una historia muy tierna ¿Por qué éste osito Teddy me acompaña?

Estoy practicando escribir sobre cualquier cosa, objetos, personas que conozco o me encuentro en la calle, sucesos inesperados que me encuentran y un prolongadísimo etcétera. Es una idea que tomé de Aniko Villalba y su blog escribir.me... y he aquí, mi particular historia Teddy (así lo llamo).

Resulta ser que el pasado diciembre, una pequeña de seis años me dijo, tal y como si estuviera recitando "Ness, te regalo éste oso para que te acompañe y tengas dulces sueños ¡Feliz navidad!"... y me entregó a Teddy, el juguete que más valoro entre todos. 

Como puedes imaginar, fue un suceso muy lindo, la cosa más tierna que me ha pasado, además porque jamás había tenido peluches y los Teddys siempre me han parecido geniales, incluso recuerdo haberle regalado uno similar al hijo de mi mejor amiga cuando nació el 17 de octubre de 2012 y también fue especial.




A veces lo miro y obtengo una reflexión, le regalo una sonrisa y en mis mejores (o peores) instantes, le hablo... He aquí algunas ideas que quiero compartirles sobre lo que éste peluche me inspira:
  • Teddy es un símbolo personal de que he encontrado mi casa, aunque ésta sea itinerante, aunque ésta vive dentro de mi y soy capaz de llevarla a todas partes (porque cabe en dos maletas), cuando lo veo, sé que estoy construyendo mi hogar y a la vez, me construyo a mí mismo.
  • Es lo mismo que Wilson para Tom Hans, un compañero en las horas donde quiero hablar de lo cotidiano, de lo simple... y al que le pido una opinión en tiempos difíciles (mi almohada está celosa pero qué le vamos a hacer).
  • Es un regalo perfecto para bebés, por lo que pasan a ser parte de la familia, ocupando su propio espacio, tomando un pedazo de afecto. Lo que me lleva a recordar que "No nacemos únicamente el día que salimos del vientre de nuestra madre, la vida nos obliga a parirnos una y otra vez". Tal vez la llegada de Teddy es un nuevo nacimiento para mi.
  • Es un guiño a mi niño interno, es un saludo entre nosotros para reconocernos y comprender que estamos presentes el uno en la vida del otro. 
  • Sé que manifiesta el lado noble y fascinante de la soledad. Normalmente, vemos a la soledad como algo dañino o triste, pero no tiene que ser así, a veces, resulta muy productiva, sanadora y reflexiva. 
Ahora, creo que poco a poco, Teddy irá ocupando su propio espacio en mi huella personal, lo cual me hace mucha gracia solo de pensarlo...

Tenía día queriendo escribir, así que encontré en mi roommate una perfecta excusa ¿Cuál es tu Teddy? ¿Tienes algún recuerdo especial posado en un juguete de la infancia? Comparte en los comentarios qué simboliza para ti.

Un abrazo,
Ness.

Ness Liendo

Soy un millennial comprometido con el Desarrollo Humano y apasionado por la comida italiana, Internet y las buenas historias. Dentro de cualquier proyecto, mi misión es proyectar las opciones / ideas / estrategias / mensajes que puedan inspirar a acciones positivas.