Dejando Huellas



A diario tenemos la oportunidad de influir en otras personas, y con ello, de hacer aportes valiosos en la vida de estas. Cada acción o inacción que asumamos deja un impacto en nosotros y en las demás personas y es ideal que esa huella sea positiva en cada oportunidad que tengamos y así poder brindar a la sociedad que nos rodea cambios positivos y avances que también nos beneficiarán. Todos los trabajos son importantes, desde lavar los platos en un comedor público, hasta el más alto cargo gerencial en una organización o país, todos cumplen funciones dignas e importantes, que pueden contribuir al bienestar de otras personas. Debes creerlo así y por ende, trabajar con la seguridad que dejas un impacto en otros.

A diario tenemos la oportunidad de brindar (nos) buen humor, carisma, sabiduría, aliento y mil cosas más. Si eres alegre, puedes llevar alegría a otros. Si eres líder, entonces enseña sobre ejemplo, y si eres madre o padre, entonces recuerda que tus hijos repetirán lo que ahora les dices a sus propios hijos.

Si estás consciente de lo importante que es tu participación en cada escenario, entonces tienes el chance de transformar cualquier realidad a algo positivo, y de enseñar a otros tus talentos, de influir y de generar cambios positivos. Muchas cosas cambian en la vida de las personas que descubren lo valiosa que es su presencia dentro de su familia, su empresa, comunidad, país… se convierten en líderes que dejan huellas.

Y la invitación en esta oportunidad es dejar huellas positivas, marcas que otros puedan recordar con cariño y que les sean útiles. Asegúrate de que nadie te recuerde como aquel profesor de bachillerato al que todos consideraban un amargado y le ponían apodos a sus espaldas. Que te recuerden más bien como el gran ser humano que eres, y que busca cada día ser mejor.

Cada persona debe ser consciente de sus pensamientos, que luego se verbalizan y se convierten en acciones sirven para inspirar o desagradar a otros seres humanos, y que de esta manera se dejan huellas, algunas permanentes, otras temporales… pero huellas finalmente.

Cada ser humano puede generar iniciativas únicas, especiales, creativas, multiplicadoras, integradoras, enérgicas y sinérgicas, sólo con hacerlas conscientes y convertirlas en acciones concretas dentro de un tiempo presente, puesto que cada uno juega un papel importante en cada escenario del que forma parte, somos protagonistas y actores de las obras y acciones que emprendemos a cada instante, impactando en nosotros mismos y en las personas que nos rodean.

La conferencista internacional Mariana Camandrelly dice en las reflexiones de su blog en Internet “todo lo que vivimos nos conforma”, refiriéndose a que las experiencias que vivimos van dejando huellas en nosotros, es decir,  Las experiencias que vivimos forman parte de quiénes somos.

Si eres líder de algún modo, padre, madre, gerente, músico, recuerda que tienes el deber de dejar huellas en otros. Los líderes son personas que están en pleno conocimiento de su capacidad de influir en otras personas, por ello marcan el camino, dejando huellas en otros, transformando realidades, ampliando visiones, generando cambios que le generan bienestar a más seres humanos, de una u otra manera.

Líder, has que tu presencia sea magia, que tus obras sean perdurables y que tus historias sean ejemplos para que otros tomen iniciativas y mejoren sus condiciones de vida o sus actos. Los líderes somos responsables de marcar el camino que otros deben recorrer para que las visiones sean posibles se hagan realidad. (Y si vas a dejar huellas, hazlo con Buen Pie)

Comparte conmigo tus comentarios, opiniones y sugerencias a través de mi cuenta en twitter y mis otras redes sociales a través del nombre @demasiadoNestor.  

Nestor Liendo

Soy un millennial comprometido con el Desarrollo Humano y apasionado por la comida italiana, Internet y las buenas historias. Dentro de cualquier proyecto, mi misión es proyectar las opciones / ideas / estrategias / mensajes que puedan inspirar a acciones positivas.