Cambiando De Carrera



Conozco a más de una persona que luego de comenzar una carrera universitaria decide cambiarla, y también he sabido de casos de personas que luego de obtener la licencia para ejercer como profesional, deciden cambiar de rumbo y dedicarse a algo que verdaderamente les apasione.

Esta situación puede sonar un poco chistosa de vez en cuando, como el famoso caso de quien se retira en el último año de ingeniería para estudiar veterinaria, pero lo cierto es que cada vez más se pone en evidencia que aquello que estudiamos puede cambiar a medida que nosotros mismos lo hacemos. Es parte de una rueda imparable en la que vamos adquiriendo herramientas profesionales y personales que nos ayudan a tener una consciencia más clara de las oportunidades que nos brinda cada escenario que vivimos.

Cada día surgen nuevas oportunidades de inversión, aprendizaje, trabajo, negocios y entre muchas otras, que miles de personas están tomando mientras que muchos otros se pueden estar quedando en el pasado si no actualizan su manera de pensar y de hacer dentro de las empresas.

Se convierte en una necesidad de carácter prácticamente urgente, realizar una revisión a la presencia de nuestra marca o empresa en Internet, en tener a una persona dedicada al posicionamiento digital, a entrenar a todo el personal sobre nuevas formas de vender, trabajar y hacer. Cambian las personas y lo que estas hacen en sus lugares de trabajo ante nuestros ojos.

Vemos cómo vivimos en un mundo más interconectado, que necesita de personas abiertas al cambio y con competencias profesionales que incluyan humanidad, paciencia, aprendizaje continuo y constante, autoconocimiento y entre muchas otras que no incluyen las habilidades técnicas requeridas para cada cargo o actividad.

Con la aparición de nuevas carreras, producto de la globalización, del Internet y de la avanzada tecnológica, podemos notar fácilmente como nuestros ingenieros (por poner un simple ejemplo) adquieren destrezas gerenciales poderosas, producto de las nuevas necesidades en los equipos de trabajo, y que hacen más dinámico el proceso de explorar y descubrir nuevas destrezas dentro de dichos equipos.

Cada vez que llegamos más lejos en tecnología y conocimiento, se profundiza la necesidad de indagar también sobre la esencia de nuestro ser, transformándonos con cada entendimiento, y alterando aquello que somos y todo lo que conocemos, porque vivimos en el siglo donde evidenciamos vívidamente, que lo único constante es el cambio.

Y a medida que cambiamos nuestra manera de pensar, trabajar, y de conceptualizar aquello que somos, como individuos y como profesionales, cambia la manera en que hacemos las cosas y nos permitimos innovar, afectando de uno u otro modo que  el conocimiento que antes poseímos y que estaba destinado a una especialidad, sea utilizado también para la evolución de nuestros empleados, nuestras compañías, nuestras familias y de nosotros mismos.

Las universidades en todo el mundo deben someterse a constantes estudios, a fin de incluir nuevas carreras dentro de sus escuelas, y actualizar lo más adecuadamente posible sus catálogos o pensums académicos. Porque ciertamente, constantemente cambian las empresas, las personas, las carreras, las necesidades y el mundo en el que vivimos.

Y recuerda que sin importar la carrera que estudiaste o estudias, desarrolla tu liderazgo y luego, procura multiplicarlo ;) 


Si te ha gustado el artículo, te invito a compartirlo. ¡Saludos!


Nestor Liendo

Soy un millennial comprometido con el Desarrollo Humano y apasionado por la comida italiana, Internet y las buenas historias. Dentro de cualquier proyecto, mi misión es proyectar las opciones / ideas / estrategias / mensajes que puedan inspirar a acciones positivas.